Tegu dorado

(Tupinambis teguixin - Linnaeus, 1758)

Lagarto overo
Tegú overo
Mato de agua o iguana overa

Descripción: Es una especie de lagarto de la familia Teiidae. Tiene una longitud total de 1,5 m en casos excepcionales, siendo la longitud más común el metro de largo total. Esta especie es considerada por algunos autores, sinónima de Tupinambis merianae, otros la tratan separadamente. En los individuos adultos la coloración dorsal posee un fondo pardo amarillento u oliváceo más o menos oscuro, con fajas negras transversales desde la nuca hasta la cola, sustituidas a veces por manchas irregulares negras o blancas en otros casos no poseen manchas ni fajas sino un color pardo negruzco o verdoso bastante uniforme.
Los juveniles al nacer son verde claros metálico, brillantes. Los adultos pesan entre 3,5 y 4 kg. Presentan cabeza bien triangular, que se diferenciada del cuerpo, ojos grandes, pupilas circulares. Los ojos tienen membrana nictitante. La zona ventral tiene escamas pequeñas. Patas con cinco dedos, con uñas fuertes. Las patas traseras tienen dedos más largos. Poseen cola muy desarrollada, la que arrastran, pueden desprenderla como otros lagartos (pudiendo regenerarse nuevamente). Los machos son más grandes y robustos que las hembras, presentan un mayor desarrollo en la base de la cola, donde se alojan los órganos sexuales masculinos, dos hemipenes, retraídos.

DistribuciónDistribución: Su distribución geográfica en Argentina comprende (las provincias de Misiones, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Chaco, Santa Fe, Buenos Aires, el centroeste y sudeste de Córdoba y el noreste y sureste de La Pampa) Paraguay, Uruguay y Brasil.

Hábitat y Ecología: Como son animales de sangre fría (poiquilotermos), no pueden regular internamente la temperatura interna de su cuerpo; esto condiciona sus comportamientos, siendo activos durante los meses más cálidos de primavera, verano, mientras en otoño e invierno hibernan en cuevas que ellos mismos construyen o que abandonan otros animales como por ejemplo las vizcachas (Lagostomus maximus). Su horario de actividad máxima oscila entre las 11 y las 16. De esto se desprende el dicho popular de tomar el sol como lagarto. Desde la primavera, dependiendo de las condiciones climáticas, comienzan los apareamientos. El macho agita su cuello voluminoso, emitiendo un leve ronquido, comienza a perseguir a la hembra. La conducta de cópula se produce cuando muerde la hembra en el cuello, sujetándola con las patas posteriores. Con su cola levanta la de la hembra, introduciendo uno de los hemipenes en la cloaca. Fecundada la hembra, ésta construye una cueva, donde depositar los huevos. La cueva la realiza empleando las patas anteriores como cavadoras y las posteriores como rastrillo. La cueva tiene un metro de longitud, y 5 m de profundidad. La hembra tapiza el interior del nido con pastos, hojarasca y deposita los huevos. El número es variable, entre 20 y 50 huevos aproximadamente. En general la media es de unos 35 huevos. Los huevos de cáscara blanda y porosa color blanquecinos, ovalados, polos iguales, de un largo no mayor a 45 a 48 mm los mismos eclosionan a comienzos de enero. Los juveniles a los 20 días tienen 19 a 20 cm de largo total. Según su alimentación son carnívoros y omnívoros. Se alimentan de frutas, vegetales, insectos, artrópodos, peces, ranas, roedores, aves, etc. Son verdaderos generalistas, a medida que crecen. Los juveniles son más insectívoros.

El comercio de pieles de esta especie en Argentina es muy grande. Se exportan más de 1.100.000 pieles anuales. La especie fue muy común en el pasado, las poblaciones naturales han disminuido, fuertemente. Hay criaderos de Tupinambis teguixin en todo el territorio, pero buena cantidad de pieles provienen de poblaciones naturales, que se hacen pasar por pieles de criaderos, en virtud que la especie está protegida.
Photo 1
Photo 2 Photo 3 Photo 4 Photo 5 Photo 6 Photo 7Photo 8